Animación

Tres inmigrantes son pioneros de la animación tradicional en Venezuela

Uruguay, Perú y Argentina nos aportaron tres profesionales que han dejado huella y compartido sus conocimientos en el área de la animación 2D, 3D y el stop motion.

Tres nombres, tres procedencias, tres inmigrantes que han regalado a Venezuela su trabajo y sus conocimientos en el área de la animación. Veamos quiénes son.

Alberto Monteagudo

Nació en Montevideo en 1940, donde obtuvo formación como dibujante, diseñador gráfico historietista e impresor.

También aprendió a hacer cine, lo que lo trajo a Venezuela en 1968, contratado por la Universidad de Los Andes para fundar el Departamento de Animación de la Unidad de Cine.

En este país tuvo la oportunidad de trabajar en animación. Con la técnica del stop motion dirigió en 1978 el cortometraje El cuatro de hojalata, que recaudó en su época reconocimientos como el Premio Municipal de Caracas al mejor cortometraje, Premio Platero de Festival de Cine Infantil de Guijón España; Mención honorífica en el Festival Internacional de cine de Moscú; Premio Coral Negro a la mejor película de animación extranjera del Festival de Cine de La Habana; primer premio en la categoría de Film de entretenimiento infantil en Festimages, Francia y algunos otros más.

El cuatro de hojalata relata la historia de un niño que a través de la música, intenta aliviar la situación de los animales de un zoológico.
“Con El cuatro de hojalata yo quise hacer una película con la que se identificaran los niños de Venezuela que ellos sintieran que ese era su país y que se vieran reflejados en ella”, explicó Monteagudo en una entrevista para la desaparecida revista Clips.

Monteagudo también fue docente en el Instituto de Diseño Neumann y trabajó como director de arte en agencias de publicidad, donde produjo cuñas animadas memorables como la del circo del Oso Goloso para Ovomaltina.

Felix Nakamura

Nació en Perú como hijo de inmigrantes japoneses en 1940. Comenzó su carrera en el mundo de la animación tradicional en Argentina y luego pasó a Venezuela, donde trabajó inicialmente en Bolívar Films.

Se convirtió en uno de los pilares de los estudios de animación de la Universidad Simón Bolívar, Artevisión, donde también formó discípulos a través de la organización de cursos.

Realizó animaciones para el Museo de los Niños, los micros televisivos para niños Ventana Mágica y también creó los personajes que interactuaron con los actores de carne y hueso en la telenovela “Dulce Ilusión”; producida por la clausurada Radio Caracas Televisión (RCTV).

También incursionó en el área publicitaria, con trabajos tan reconocidos como el comercial para el limpiador de pocetas Mas, que además batió un récord en la television venezolana al ser transmitido durante 25 años ininterrumpidos.

En los años 90, Nakamura preparó el programa de estudios para la carrera Animación para la Universidad de Los Andes.

Raúl Avila

Oriundo de Mendoza, Argentina, estudió artes en la Universidad de Cuyo.

En Buenos Aires conoció a grandes dibujantes y realizadores de comics como Quino, Breccia y Hugo Pratt. En la capital argentina también conoció a Félix Nakamura, sobre quien cuenta que “desapareció” y al cabo de un tiempo lo volvió a ver y éste le recomendó que se fuera a Venezuela, donde además de un buen clima, había trabajo y oportunidades de crecimiento profesional.

Los planes originales de Avila eran mudarse para Alemania, pero terminó radicándose en suelo venezolano desde 1970, año en el que vino contratado por el estudio Animación S.A., como director de animación.

Su carrera ha sido multifacética y prolífica. En sus propias palabras en una entrevista concedida en el año 1989: “Después de laborar en dibujos animados, ilustraciones de libros infantiles, historietas o comics, estos últimos 12 años lo he hecho en publicidad, en lo que he aprendido a sintetizar y comunicar elementos que puedo poner en práctica en el momento de elaborar una ilustración”.

Desde hace años se ha desempeñado como docente, dictando cursos de creación de personajes, animación 2D, 3D y stop motion.

Más info

El cuatro de hojalata
Ovomaltina. El oso goloso

En Instagram: @rauleavila

Compartir: