Diseño de mueblesProductos

La investigación de Rigoberto Aponte lleva el calado caribeño al mueble

Lo que inició como registro fotográfico e investigación sobre las ventanas caladas en Río Caribe, ha tomado forma de muebles que esperan por ser producidos.

Rigoberto Aponte es arquitecto de la FAU-UCV, egresado en 1983, año en el por cierto, fue inaugurado por el presidente Jaime Lusinchi, el primer tramo del Metro de Caracas, el sistema de transporte subterráneo que nos enorgulleció durante al menos veinte años.

La mención viene a colación porque el estudiante de arquitectura que era Rigoberto, se entrenó trabajando en el departamento de arquitectura y diseño del Metro de Caracas, bajo la jefatura del diseñador danés Erling Oloe: “Fui asistente en el equipo de señalética y equipamiento. Gracias a la orientación de Oloe me sensibilicé hacia el objeto de pequeña escala”, nos cuenta.

Luego, ya como profesional, trabajó junto a la diseñadora de iluminación teatral Christianne Thonon, con quien logró obtener conocimientos en el área del diseño de lámparas a la medida y el desarrollo de proyectos de iluminación.

Más adelante, el periplo vital de Aponte lo llevó junto a su familia a Río Caribe, donde abrió la posada Villa Antillana, que estuvo en las mejores guías turísticas del país.

Los calados en Río Caribe

En el estado Sucre le llamaron la atención las ventanas de madera caladas. El calado es una estructura recortada en base a un dibujo o patrón que manualmente necesita la pericia en el manejo de la caladora. Con la computación, este proceso puede realizarse con corte CNC.

Al principio, Aponte realizó un registro fotográfico de los calado en Carúpano, Irapa y Río Caribe. Luego, efectuó una investigación, a la vez que clasificaba y ordenaba en un catálogo que contiene 15 tipos de calados.

Este tipo de cerramiento ornamental que es como una filigrana, permite la entrada de la luz y el aire a los espacios interiores. Posee influencia del Caribe insular.

Cada calado tiene su proveniencia. El investigador identificó patrones de la India con forma de mandalas, influencia inglesa en la arquitectura, española en el mobiliario y africana en los colores vibrantes.

En algún momento se hospedó en Villa Antillana una directora del desaparecido Conac, a la que el arquitecto mostrò el trabajo de registro que estaba llevando a cabo, y gustó tanto a la funcionaria, que le otorgaron un financiamiento. El proyecto lo llevó a un evento sobre diseño aplicado a la artesanía que tuvo lugar en Tenerife.

Lo laborioso de este tipo de trabajo hizo que se extinguiera el oficio del calador. En cuanto a las maderas empleadas, Rigoberto Aponte comenta que es difícil de definir porque los calados suelen estar pintados en colores vivos, para proteger la madera de la intemperie.

De la arquitectura al mueble

Al comienzo de la cuarentena por la pandemia de Covid-19, Rigoberto Aponte quedó -como todos-, atrapado en casa con proyectos que se cayeron.

Como su creatividad es imparable e inquieta, comenzó a diseñar muebles a los que les ha integrado los calados del catálogo sucrense.

En total, seis modelos de calados se insertan en las diferentes tipologías de muebles que creó y once patrones de calados se insertan en igual número de parabanes.

De su ingenio han salido principalmente asientos como tumbonas, poltronas y sillas de comedor que plantea en vivos colores que aluden al pueblo de Río Caribe. Para mostrarlas, ha creado un showroom virtual, donde también muestra unas bibliotecas diseñadas con un lenguaje totalmente geométrico.

Recientemente le surgió la invitación para crear muebles que unan el calado con los tejidos indígenas, continuando con la conexión del Caribe como crisol cultural.

Diseño interior responsable

Otro aspecto interesante en las ideas de diseño de Rigoberto Aponte es el interiorismo responsable, “en el que tu tienes en tu espacio todo para resolver con lo mínimo”.

Toma en cuenta el upcycling o reciclaje de objetos que transforma y el cero desperdicio.

De igual manera sus proyectos suele plantearlos con ventilación cruzada y agua recolectada, como prueba de la conciencia ética por el planeta.

Su diseño posee conciencia responsable y unido al aspecto estético de los calados, participa en el concurso de la marca italiana Porada, su próximo paso, pues está en la búsqueda de la fabricación de sus proyectos.

Más info

@aponterigoberto

Compartir: