Moda

MTA Bags: carteras sostenibles, hechas con madera de árboles caídos

Formas curvilíneas, seductoramente femeninas y sostenibilidad, son rasgos de las carteras de madera de MTA Bags, cuya colección Arekuna fue premiada en la BID 2020.

Serie Ganadores 2020. Parte 1.

A lo largo de las siete ediciones de la Bienal Iberoamerican de Diseño (BID), varios diseñadores venezolanos han sido seleccionados para exponer, pero pocos han sido los galardonados. En la BID 2020 fue premiada la serie Arekuna de la marca MTA Bags, en la mención “Diseño de moda textil y complementos”.

MTA Bags es la marca identificada con las iniciales de María Teresa Aristeguieta, quien originalmente estudió Museología en la Escuela del Louvre en París. Posteriormente se graduó en el Instituto Brivil en diseño de moda y diseño interior. En su formación también hay diplomados en arte contemporáneo, un bagaje que pesó en su decisión de emprender.

Comenzó trabajando con todos los materiales usuales en el diseño de carteras. Contrató a un talabartero, viajaba y traía telas, en algún momento incorporó la platería, pero aproximadamente hace veinte años comenzó a depurar sus diseños, decantándose por la madera como sello estético e identitario.

Inició los experimentos con la madera con la ayuda de artesanos del estado Lara hasta que se dificultaron los viajes y conseguir el material, pero estas situaciones no la detuvieron, sino que la llevaron a evolucionar su propuesta.

Amazonas.
Aprovechamiento del material

Lejos de disuadir a la diseñadora de abandonar la madera, se le ocurrió obtenerla de los árboles caídos en Caracas, principalmente cortados en podas preventivas o inteligentes realizadas por las alcaldías. “Comencé con unos árboles que tumbaron frente a mi casa”, recuerda Aristeguieta. Su primera cartera de madera se llamó “Amazonas”.

Las carteras de MTA Bags son curvilíneas, y de ineludible organicidad. Su propuesta estética ha sido exhibida en Art Basel y en diferentes galerías de Washington. También ha obtenido reconocimientos como el Handcraft Awards de Nueva York en 2013 y fue seleccionada para la exposición “La ruta de los Incas”, cuyo montaje tuvo lugar en el Smithsonian.

Roraima,
La creatividad es disciplina

María Teresa Aristeguieta ha definido su marca MTA Bags durante más de dos décadas a punta de “disciplina, constancia y estudio. Pienso que la creatividad es básicamente disciplina”, reconoce.

En los meses recientes, su trabajo creativo comenzó a ser investigado por la curadora Matilde Sánchez, quien ha sido seducida por el tema de las disciplinas al borde: “en el trabajo de Maria Teresa se cruzan diseño, moda, arte y consumo. En el mismo hay procesos ancestrales ligados a la arquitectura y el diseño”, señala.

Serie Arekuna: Karibe.
La sostenibilidad

Uno de los valores más preciados de las carteras MTA Bags es la sostenibilidad. Al respecto explica Aristeguieta: “Eso siempre estuvo en mi, porque siempre busqué materiales nobles reciclados”. También le parece impresionante el antes y el después: “te encuentras con un árbol tumbado, como desecho sólido, lo llevo al taller, tratamos la madera y luego la convertimos en objetos del deseo”.

A lo largo de su trayectoria MTA Bags ha pasado por distintas etapas y técnicas, pues en el pasado aplicó laqueados y también probó los tintes naturales usados por nuestras etnias indígenas.

La curadora Matilde Sánchez dice: “Ella se fue deslastrando, fue eliminando pinturas y metales hasta que se encontró con la madera pura. Su proceso creativo es muy bonito”.

Otro aspecto interesante es la unicidad del material, pues se evitan piezas metálicas: hasta las bisagras son de madera.

La diseñadora cuida todos los aspectos, los volúmenes, la ergonomía y el peso. “Para lograr una pieza, se hacen pruebas y pruebas, luego de pasar por un detallado proceso de conceptualización”.

Arekuna.
Arekuna

El nombre de la colección premiada en la BID es pemón. El proceso creativo que le dio origen demuestra la experiencia de una diseñadora madura: “Comencé a trabajarla de atrás para adelante, pues la colección me fue hablando. Cada cartera me fue dialogando”, relata María Teresa Aristeguieta.

El resultado fueron tres carteras sinuosas y muy femeninas. Una tiene el tope como un tepuy, lo que la diseñadora considera una muestra de su adn, pues “soy cien por ciento venezolana, no tengo doble nacionalidad, soy mestiza, y desde niña, mi papá nos llevó muchísimo al sur. Conozco desde pequeña Canaima y la Gran Sabana y pienso que estos diseños surgieron de la memoria creativa”.

Justo esto fue lo que impactó: “Propuse a la BID 3 series, con tres tamaños diferentes y tres colores”, señala.

Serie Arekuna: Kuno.
El taller

Las carteras de MTA Bags son fabricadas por un grupo de artesanos asentados actualmente en Caracas.
Se trata de un grupo mezclado, pues provienen de diferentes partes del país. Algunos pertenecieron a los talleres larenses en los que la marca produjo en sus inicios.

Aristeguieta afirma que la sostenibilidad no sólo se manifiesta en las piezas, sino también en el trabajo social que realiza con los artesanos en cuanto a sus condiciones laborales: “es nuestro granito de madera”.

El trabajo de cada pieza es consensuado con los artesanos. “No es sencillo, porque la fabricación se hace a cuatro manos. El proceso es codo a codo, desde lo bidimensiona a lo tridimensional, es muy humano y conecta lo ancestral con lo actual del diseño contemporáneo”.

El aporte social también se concreta a través de la sinergia entre escuelas de arquitectura y el taller, pero las visitas de los estudiantes actualmente están paralizadas, por Covid-19.

“El futuro es la vuelta a lo artesanal”, indica María Teresa Aristeguieta, quien asegura que continuará llevando el mensaje a los venezolanos de que lo que se puede hacer afuera, es importante para nuestro crecimiento.

Mientras, la diseñadora está dando los primeros pasos para definir la colección 2021. Esperamos ansiosos conocer con qué nos volverá a sorprender.

Más info: @mtabags

 

Compartir: