GráficoLettering

Michael Wong: “En mi mundo abordo arte y diseño de igual manera”

El creativo emplea la fuerza de su ADN cultural heredado de la mezcla de padre chino con madre venezolana, que le ha permitido generar su universo visual.

Hace dos años coincidimos sobre la tarima de Caracas Visual. El estaba acompañado por Tania Mafilito, la musa desafiante, cuyo cuerpo transformó en sello para el trabajo artístico inspirado en la obra de Yves Klein que mostró en video.

Se trata de Michael Wong, conocido en Instagram como @burnerwong, quien estudió durante 4 años comunicación visual en Prodiseño. Se retiró de la carrera para dedicarse a sus propias experimentaciones, mezclando la caligrafía hecha a mano alzada con pasmosa precisión -quizás una manifestación de la genética china heredada de su padre, con el graffiti y otras manifestaciones artísticas.

Entre lo comercial y lo artístico

Su carrera itinera exitosamente entre la dirección de arte para proyectos comerciales como el branding y la ambientación gráfica de espacios como Lola Bistró, Anónimo, los restaurantes chinos On the Wok y No todos van al cielo, las etiquetas de la cerveza artesanal Ale House, la identidad del grupo musical Los Mesoneros y el arte que ha exhibido en el Maczul, en Maracaibo.

Unos cuantos proyectos están ubicados en Maracaibo, porque vivió durante 4 años en la capital zuliana.

Durante una década, aproximadamente, ha estado trabajando y desarrollando un estilo que muestra influencia de la gráfica de las pandillas Californianas donde se mezcla el estilo Gótico con el graffiti tradicional.

“Yo tomé esa referencia y la combiné con mis raíces chinas, con las que he podido llegar a algo que con el tiempo se ha vuelto mi firma”, explica Wong, quien ha logrado crear su propio estilo, de rasgos tan mestizos como su mezcla de chino con venezolana.

Sus pasos profesionales

Mientras se desempeñaba como diseñador Jr. en el Grupo Ghersy, ganó la competencia “Jóvenes creativos para Cannes” promovida por Fevap, que le permitió viajar para Francia en representación de Venezuela para participar en la categoría Design del Festival Anual de Creatividad.

Trabajó como Diseñador Senior en ICO Group, compañía de innovación destacada por crear la app “Apensar”, el primer juego venezolano en alcanzar más de 10 millones de descargas a nivel mundial.

Confiesa que suele estar a la disposición de la agencia Brnd Consulting, porque son grandes amigos.

En el mundo digital, la fuerza visual de su trabajo ha resaltado al punto de que ha sido reconocido con el Behance Appreciation Award.

Jamás olvidar la intuición

Declara que desde siempre estuvo enfocado en lo visual y en leer sobre las cosas que veía, además de señalar que en sus referencias creativas se unen la estética del skateboard, el crime art de Jean-Michel Basquiat, con iconos como Bruce Lee, Michael Jordan y Paul Rodríguez.

“La verdad es que leo muchos libros, siempre estoy observando el trabajo de artistas que hacen cosas totalmente diferentes a las que yo hago, siento que me aporta e inspira muchísimo más que ver a los que hacen cosas similares a las mías. Me inspiro mucho en lo femenino, las formas y la sensualidad de la mujer, también consumo muchos videos de patineta que con la música me ayudan a crear. Muchas veces trabajo y mientras voy pensando, voy creando, pero casi siempre estructuro todo mi proceso antes de empezar cada proyecto”, expresa Michael Wong.

La estructuracion del proceso creativo es la base de su metodología de trabajo. No obstante, declara “nunca obviar ni olvidar la intuición”.

¿Arte o Diseño?

Aunque en el mundo real se suele separar arte y diseño, “en mi mundo los abordo de igual manera, el proceso es muy parecido para las dos disciplinas. Pero sí estoy muy claro de sus diferencias y es muy útil saber y manejar el concepto de cada uno”.

“Para mi esos son solo formatos o soportes donde plasmo mis ideas y pensamientos o simplemente expresiones”.
Sobre su estadía en el mundo del diseño, Michael Wong confiesa que los proyectos de publicidad al principio de su carrera fueron retadores, pero no por su dificultad, sino por tener que hacer cosas que insultaron todo su proceso en la escuela sólo por la conducta del consumidor.

“Es el arte el que te enseña a compartir sensaciones que deben ser traducidas en imágenes que comuniquen algo en específico y que además sea entendido claramente por el consumidor”, señala en términos de la dirección de arte publicitario, un mundo en el que todavía habita, aunque tenga la certeza de que el arte es la esencia de su vida.

Compartir: