Diseño de marcasGráficoIdentidadMaestros DEV

#MaestrosDEV: Jesús Emilio Franco, el pionero del diseño de marcas en Venezuela

Jesús Emilio Franco generó en los años 60 y 70 del siglo pasado polémicas en un gremio izquierdoso que veía con resquemor el hecho de que hiciera negocios con el diseño.

El 9 de mayo de 1939 nació Jesús Emilio Franco en Caracas. Es el primer profesional en abrir un estudio de diseño en nuestro país, pues hasta el momento en que fundó su oficina, eran las agencias de publicidad las que realizaban los encargos comerciales relacionados con diseño.

Franco se graduó en diseño industrial en la Universidad de Michigan, pero su caso fue curioso, según relató la periodista Mara Comerlatti en una entrevista que le realizó para el diario El Nacional el 22 de junio de 1982: “desencantado porque a su regreso al país no consiguió trabajar como diseñador industrial aquí en Venezuela, volvió a Estados Unidos y, en la misma universidad, estudió Publicidad con especialidad en Imagen Corporativa, lo cual lo ha llevado a ser el autor de más de doscientos logotipos”.


También se menciona en la nota que “Entre los (logotipos) que le producen más satisfacción artística está el de la Electricidad de Caracas… y más satisfacción en el sentido comercial, el del BND, que hasta cambió para la gente la denominación del Banco”.

Y es que en el campo del diseño nacional se afirma que Franco “emblematizó” el país, pues creó marcas memorables, tanto para instituciones gubernamentales como para la empresa privada. En su haber está el identificador del Centro Comercial Chacaito, que si se fijan en un costado superior del estacionamiento abierto, sobrevive a los embates del tiempo y del deterioro de la ciudad.

En 1969 diseñó las marcas de los desaparecidos Ministerio de Obras Públicas y Centro Simón Bolívar. En 1974 ideó la identidad del Banco de Venezuela, mientras que en 1975, en el contexto de las nacionalizaciones llevadas a cabo durante la primera gestión presidencial de Carlos Andrés Pérez hizo los logotipos de PDVSA -en azul petróleo, no nos confundamos- y el de Pequiven. Para 1976 le tocó el turno al Ministerio del Ambiente, en 1980 el INCE y en 1981 acometió el encargo del Banco Caroní.

 

En el ámbito gráfico también abordó otro tipo de proyectos, como las portadas de los discos del sello Círculo Musical para la celebración del Cuatricentenario de Caracas, así como la imagen del Festival de Onda Nueva.

Ejerció la docencia en el Instituto de Diseño Neumann (IDD), pues tuvo las cátedras Caligrafía, Diseño Gráfico y Empaques antes de Pepe Cremades. Con él luego trabajaron Baltazar Armas, Hugo Arapé y Jorge Blanco, egresados del IDD.

Como escribimos al inicio, Jesús Emilio Franco originalmente se formó como diseñador industrial, y como tal desarrolló el prototipo de un juego de cubiertos que registró en su portafolio, Volumen Uno, publicado en 1970. También generó la línea “Cosmos” para Vencerámica.

La idea sobre la pertinencia del diseño industrial para Venezuela siempre estuvo presente en Franco, quien llegó a decir: “El verdadero diseñador industrial no es un simple maquillador de empaques o de productos; es un inventor que al ser respaldado por algún empresario emprendedor-entrepreneur es el término técnico, indica- fabrica algún producto nuevo que beneficie a la comunidad y, que a la vez, crea nuevas fuentes de trabajo e ingresos para el país”.

Falleció prematuramente a raíz de un accidente automovilístico en 1983. El tiempo se ha dado la tarea de revalorizar su trabajo y aportes.

Para conocer más sobre Jesús Emilio Franco, te recomendamos este otro artículo: Diseño de la semana: Emblema del Centro Simón Bolívar

Compartir:

Comment here