Ilustración

Gabriel Moncada: talento precoz para la ilustración y la caricatura política

Con 14 años ganó la categoría literatura e ilustración del concurso para adolescentes organizado por la UCAB. Desde ya se perfila como #NuevosTalentoDEV.

Le gusta dibujar desde que era muy pequeño y desde los 11 años comenzó a hacer caricaturas políticas. Se ha formado por su cuenta, pero admite estar dispuesto a educarse formalmente en las distintas técnicas de la ilustración y el arte.

Este muchacho talentoso, que apenas cuenta 14 años, se llama Gabriel Moncada y su más reciente logro es el haber ganado el Concurso de Creatividad y Expresión “Adolescentes desde la casa”, organizado por el Centro Cultural de la Universidad Católica Andrés Bello y la Fundación Telema. Moncada recibió la premiación en la categoría literatura e ilustración con sus propuestas tituladas La cuarentena del pueblo y Una guerra sin armas. Ambos trabajos demuestran enérgicamente su vocación, por ello lo consideramos un #TalentoDEV (Talento Diseño en Venezuela).

El jurado del concurso estuvo integrado por Adriana Barrios, artista plástico y directora de la Fundación Telema, Jesús Caviglia, artista plástico, Rafael Baralt Lovera, escritor y editor de la revista digital http://www.thewynwoodtimes.com/, Maritza Catanho, Coordinadora del Voluntariado de la Universidad Católica Andrés Bello y Angélica Piñango, redactora del portal www.laguiadecaracas.net. En total, reconocieron el talento de 47 participantes entre 230 propuestas recibidas.

Preclaridad creativa

Gabriel Moncada es un joven con firmes convicciones sobre la ilustración y el arte.

Se considera admirador de los maestros venezolanos Carlos Cruz-Diez y Pedro León Zapata, “que son un referente para todos. Igual sigo a caricaturistas como Edo Ilustrado, Rayma Weil, Oscar Olivares e internacionalmente podría mencionar a Quino, Angel Boligán, Ariel Olivetti, artistas con un estilo increíble que me inspiran muchísimo”.

Es llamativo el hecho de que siendo tan joven, sienta atracción por el humorismo gráfico político, el cual ha desarrollado, además, con constancia. “La caricatura política me parece una forma de denuncia genial, que permite tocar temas serios y hasta a veces un poco dolorosos con un toque de irreverencia e incluso humor. Cuando hago mis caricaturas, me inspiro en mi cotidianidad, en los problemas de mi familia, de mis amigos, como las fallas de los servicios y suelo publicar una vez a la semana, sino más”. Esto lo hace en su cuenta en Instagram @asilomiragabo

Al preguntársele sobre qué técnicas aplica, el joven señala que “Actualmente la mayoría de mis obras las hago con una tableta gráfica. Las puedo hacer en papel y luego las paso a la computadora, pero antes necesito la inspiración, viendo las noticias, una foto bonita o leyendo un libro”.

Reconoce que muchas veces bocetea sobre papel y que antes de la tableta gráfica, hacía las caricaturas con creyones y marcadores. Actualmente todos sus trabajos son cien por ciento digitales.

Gabriel Moncada dice que además del tema político, también le apasiona el ambiental y la lucha por los derechos de los animales: “Yo creo que mi posición es la de buscar una vida ecológica, una convivencia balanceada con el medio ambiente”.

Al preguntársele sobre qué piensa estudiar luego de graduarse de bachiller, afirma que: “aunque me atraen mucho profesiones como el periodismo y la biología marina, el arte es algo que me gustaría que me acompañase por el resto de mi vida, bien sea para denunciar las injusticias, las vulneraciones a los derechos humanos a través de mis caricaturas y como una forma de expresión. También quisiera ilustrar cuentos, libros y hacer exposiciones de arte. Ese sería mi sueño”.

Finalmente Moncada reconoce que “El concurso organizado por la Universidad Católica Andrés Bello y la Fundación Telema me pareció una iniciativa genial para estimular la creatividad de los jóvenes en Venezuela. El haber ganado me llenó de emoción. Más que el premio material, me han motivado las entrevistas y los saludos de venezolanos que admiro. Me hace sentir que mi trabajo está rindiendo frutos y me inspira a mejorar cada día más”.

Compartir: