EmpaquesIndustrialProductos

Andrew Morrison: El diseñador industrial venezolano que ganó el Red Dot

Lo logró con Concepto Studios, que fundó junto a Andrés Moline con el fin de desarrollar productos manufacturables enfocados hacia lo que pide el mercado.

Aunque su nombre y apellido hagan sospechar lo contrario, Andrew Morrison es venezolano, y su acento caraqueño lo delata, pese a que desde 1995 se fue del país.

Tan pronto como se graduó de bachiller se enrumbó a los Estados Unidos, donde cursó el último año de High School y posteriormente en el Rhode Island School of Design se matriculó en diseño industrial, la cual considera como “la arquitectura para todo lo que no son casas, estructuras, ni puentes”, afirma y nos cuenta: “en realidad, me fui con la idea de estudiar arquitectura hasta que me enteré de la existencia de la carrera diseño”.

En el año 2000 se graduó y se mudó para Florida, donde trabajó durante seis años en una empresa que diseña accesorios para equipos médicos y celulares. Allí aprendió sobre softwares y procesos de manufactura en China.

Luego, hizo un Master en Diseño 3D y visualización de productos en el Digital Media Arts College, que culminó en 2006.

Pero el hecho que definitivamente definió su rumbo profesional fue la conferencia donde conoció a su actual socio, el colombiano Andrés Moline, con quien fundó Concepto Studios, agencia enfocada en el desarrollo de productos. Principalmente se enfoca en el mercado estadounidense, pero también tiene entre su cartera de clientes a Ron Carúpano.

Alien.
Diseño en Estados Unidos, manufactura en China

La historia de Concepto Studios arrancó en el año 2006, como una empresa de diseño industrial, pero dos años después, Morrison y Moline decidieron darle la vuelta, convirtiéndola en una empresa de desarrollo con una óptica mucho más abierta e integral, con sede en los Estados Unidos y una oficina en China.

En el gigante asiático crean maquetas, prototipos y moldes, pues su fortaleza es la fabricación.

Inicialmente, conformaron un equipo de diseñadores totalmente chino y pasaron tres años itinerando entre Beijing y Miami. Consiguieron el talento en la Central Academy of Fine Arts (CAFA), escuela donde Morrison ha dictado clases.

Sobre la experiencia de Concepto Studios en China, relata el diseñador industrial venezolano: “Después de un tiempo nos dimos cuenta de que nos costaba diseñar en China para el mercado internacional, porque los los chinos crean diseños con características para su mercado interno”, lo cual revela un trasfondo cultural desconectado de occidente.

Axis.

Entonces tomaron la decisión de reentrenar al equipo chino, pero llegó el momento en que esto se volvió impráctico y costoso, llevando a Morrison y Moline a tomar la decisión de buscar proyectos y diseñar en los Estados Unidos y manufacturar en China, porque esta nación “es totalmente técnica. Su gobierno ha invertido mucho en la formación de talento de ingeniería para la manufactura.

Recientemente es que se está viendo que su diseño se ha ido adaptando al mercado internacional”, reconoce el entrevistado, con conocimiento de causa.

Esta agencia tiene entre sus clientes a Black & Decker, Office Depot, LG, Philips, The Home Depot, Casio, Disney, Nokia, Russel Hobbs, Motorola y Polaroid, entre otros.

Russel Hobbs.
Desarrollo de productos

La experiencia y los cambios que se han ido gestando en el mundo que los académicos denominan “postindustrial” llevaron al estudio asentado en Miami a redefinirse mucho más allá del diseño industrial, como una agencia de desarrollo de productos, que ofrece servicios de investigación de mercado, branding, diseño, visualización y modelado 3D, ingeniería de prototipado, empaques y manufactura.

“Tratamos de desarrollar conceptos que se adapten al mercado, que materializamos con la red que hemos formado con proveedores de manufactura en China”, explica Morrison.

Tal manera de trabajar es acorde con los cambios que se han generado en el diseño: “Cuando estudié, el diseño era muy artístico, sin enfoque hacia el mercado ni la manufactura. Actualmente, se hace investigación para tratar de entender el mercado y qué hace la competencia, y desde el boceto se debe considerar lo manufacturable”, indica Andrew Morrison, quien también considera que la universidad se tiene que adaptar a la nueva realidad que demandan las industrias.

Las afeitadoras Remington reconocidas con el Red Dot.
El Premio Red Dot

Uno de los logros notables de Concepto Studio es haber ganado uno de los premios de diseño más importantes del mundo: el Red Dot, creado en 1995 con el objetivo de reconocer la calidad e innovación de diseñadores y fabricantes en la creación de nuevos productos domésticos y profesionales.

Andrew Morrison nos dice: “no sabemos cómo nos lo ganamos hasta que recibimos la notificación”, pues no se aplica para el Red Dot, pues esta organización investiga qué hay en el mercado y en base a lo que hallan seleccionan los productos que consideran sobresalientes.

Concepto Studios fue galardonado por el desarrollo de la plataforma completa para las afeitadoras eléctricas Remington HyperFlex en 2014.

En la web de Red Dot se señala que el jurado determinó que las afeitadoras eléctricas de la gama HyperFlex son técnica y ergonómicamente ejemplares, garantizando una óptima comodidad en el afeitado.

Adicional a los premios, Morrison señala como logro el registro de patentes de varios productos desarrollados por su estudio.

La línea de Ron Carúpano por Concepto Studios.
Diseñando un producto de exportación venezolano

“Con Ron Carúpano tenemos una larga relación”, comenta Andrew Morrison con franqueza, pues es hermano del director de la casa ronera.

Concepto Studios trabajó de la mano con el equipo de mercadeo de Carúpano, en el relanzamiento de la línea del Ron Carúpano que apreciamos actualmente, “los apoyamos con la manufactura china en un proyecto de más de un año en el que se buscó y auditó los proveedores de vidrio. Nos aseguramos de que hubiera buen control de calidad”, indica Morrison.

Solamente la botella de “Legendario” escapó de las manos de Concepto Studios, pues la hizo otro proveedor. Sin embargo, “nosotros diseñamos el estuche y la bolsa de cuero”, explica el entrevistado.

Actualmente están preparando la nueva presentación de Legendario que debe ser lanzada este año.

Keter.
Apoyo a Venezuela

Andrew Morrison no viene a Venezuela desde el año 2012, no obstante, por medio de la Concepto Foundation, “ayudamos a nivel social desde un punto de vista del diseño, a través de la creación de productos, iniciativas o proyectos que ayuden a mejorar la situación del país a nivel comunitario y de Ong`s”, explica.

El design thinking es la metodología empleada, no para diseñar un producto, sino para resolver un problema social. Igualmente pueden apoyar a nivel de diseño, de mercadeo o crear un prototipo.

Las principales iniciativas respaldadas por la fundación son Qualtica y Venezuela Ideal, esta última como una red social en la que los venezolanos se encuentren para generar impacto positivo en el país, enfocándose cada quien en su área de interés.

Sony.
Recomendaciones para los jóvenes diseñadores

Solicitamos a Andrew Morrison que nos brindara recomendaciones para los jóvenes que estudian diseño industrial en Venezuela, a lo que respondió:

  • Hay que mirar hacia afuera del país. La tecnología lo permite. El networking es muy importante.
  • Usen las plataformas existentes para mostrar sus portafolios online. En particular recomiendo Coroflot y Core77.
  • Busquen oportunidades, eviten conformarse con lo que les da el entorno próximo.
  • Una de las ventajas del diseño industrial como carrera es que se puede ejercer online, por lo que estar en Venezuela no es una limitante. Muestren sus trabajos, escriban a agencias y empresas en el extranjero para buscar oportunidades.
Más info

https://www.conceptostudios.com/
conceptostudios.com/foundation
designmorrison.com/

Compartir: