Ilustración

Dadá, comunidad para ilustradores que es pionera de los NFT en el mundo

Los usuarios de esta plataforma que usa tecnología blockchain, establecen diálogos visuales, pues no se comunican por medio de palabras, sino de dibujos.

Ya para el año 2000, la ilustradora venezolana Beatriz Ramos había escalado la cúspide profesional con su estudio Dancing Diablo, que operaba entre Nueva York y Caracas.

La egresada del Instituto de Diseño Caracas hizo animación para clientes de la talla de Disney, MTV y Cartoon Network, llegando a facturar más de un millón y medio de dólares, pero en 2008 estalló la recesión económica en los Estados Unidos y los ingresos mermaron. No obstante, la oficina de Caracas continuó generando ganancias hasta que la crisis económica también la golpeó.

“Entonces nos dimos cuenta de que no teníamos trabajo y que intenté ser directora de arte para hacer un curriculum que a la final no significaba nada”, rememora como quien sobrevive a un cataclismo, y añade: “la crisis me llevó a reconsiderar de manera filosófica qué es el éxito, porque me di cuenta que en realidad no controlaba, dónde estaba, ni era dueña de mi trabajo, aunque había sido prolífica”.

Luego de las reflexiones, llegaron las acciones por parte de Ramos, quien consideró que lo más responsable y sano era cerrar Dancing Diablo y que debía emprender una nueva vida, inicialmente sin celular y en el vegetarianismo.

Conversación visual “Animales”.

Para Beatriz Ramos, acostumbrada a liderar proyectos retadores, tenía que haber una forma de cambiar a favor del arte. Entonces, comenzó a investigar en el mundo de la tecnología.

En 2012 fundó Dadá, plataforma única en el mundo, porque “es como un social network, pero hecho por artistas, en el que se establecen conversaciones visuales, por medios del dibujo”, explica Ramos, quien indica que en apenas 3 meses, Dadá ya tenía 150 mil personas participando. La acompañan en esta iniciativa Yehudit Mam y programadores que trabajan colaborativamente.

En el presente, es una comunidad en la que se interrelacionan en igualdad de condiciones, ilustradores, diseñadores y artistas plásticos. No hay mensajes linguísticos, pues el medio de comunicación son las formas gráficas, las manchas, los colores.

Dunas, Croacia.
Una vanguardia del siglo XX, renacida en el XXI

Recordemos que el movimiento dadaísta, nació en Suiza a principios del siglo XX liderado por Tristán Tzará, como un rechazo a lo establecido, pero en específico, como una protesta antibélica, puesto qe cuestionaba la Primera Guerra Mundial.

De hecho, su nombre es un sinsentido, pues se dice que es el resultado de un juego performántico en el legendario Café Voltaire, donde intelectuales y artistas de diferentes disciplinas abrieron al azar un diccionario, y colocaron a ciegas el dedo sobre una palabra cualquiera: la señalada fue Dadá, definida como el sonido que hacen los bebés.
El mundo del arte es pacífico y cuestionador, concepciones retomadas por el ecosistema digital creado por el equipo encabezado por Beatriz Ramos, quien destaca que la esencia es “la irracionalidad, lo lúdico y el arte por el arte”.

Carlos Márquez, ilustrador y artista plástico venezolano que vive en España.
La economía invisible

Es cierto que pensar en una “red social” creativa, donde los “seguidores” se comunican por medio de dibujos es idílico, pero Dadá Art no se detiene sólo en lo creativo, pues sus creadores exploraron desde sus inicios la manera de que Dadá sea el medio que aportara ingresos para los integrantes de su comunidad.

“El objetivo no debía ser crecer, sino entender cómo hacer que funcionara mejor”, indica la ilustradora venezolana, quien enfatiza que cualquier modelo de negocio convencional hubiera matado a Dadá.

Por Beatriz Ramos.

Guiados por las ganas de lograr resultados para el bien común, comenzaron a experimentar con las tecnologías descentralizadas desde 2017: la respuesta a sus propósitos parecía estar en el blockchain del ecosistema Ethereum, para crear una economía nueva, desde cero.

Esto es lo que en Dadá han denominado la “economía invisible”, la cual es accionada por las motivaciones intrínsecas de los individuos, es decir, lo que los apasiona y mueve desde adentro, y no las motivaciones extrínsecas como ganar dinero, premios o el estudiar para obtener algún reconocimiento. Para iniciar la zambullida en esta concepción, recomendamos los videos del canal Da Da en YouTube: Introducción a la Economía Invisible

Las hipótesis sobre el valor de las motivaciones intrínsecas están plasmadas en el “White Paper” de Dadá Token, un documento en el que es notorio un razonamiento fundamentado en la investigación.

Beatriz Ramos y Cromomaníaco. Basquiat y Escher.
Pioneros de los NFT

Luego de la excéntrica venta de CriptoKitties, el mundo cultural ha puesto finalmente la lupa sobre el arte digital y los NFT (Non Fungible Token).

Pero antes, Dadá ya era pionero de los NFT, que son la aplicación de la tecnología al arte, pues convirtió en coleccionables, las obras generadas por su comunidad online.

Beatriz Ramos lo explica de la siguiente manera: “Así como bitcoin resuelve el tema de la moneda digital, los NFT han valorizado el arte digital, que antes no tenía valor, porque era copiable infinitamente. Los NFT toman el concepto intercambiable de bitcoin y hacen que la obra artística sea única e indivisible a través de sus contratos inteligentes”.

Por lo tanto, los NFT son la posibilidad de capturar el valor en el objeto criptográfico, embebiendo título, nombre del autor, las regalías y mucha más información, como las contribuciones para lograr la obra de arte.

De esa manera se resuelve el problema para el arte digital, convirtiéndolo por fin en original e irrepetible, cualidades extrapoladas del arte analógico al que hemos estado acostumbrados desde que el mundo es mundo.

Nuestra entrevistada considera que los NFT abren la oportunidad a los artistas de revolucionar el mercado del arte y cambiar las reglas sobre cómo se valoran sus creaciones.

María García es una artista venezolana autodidacta, muy activa en Dadá.
Cambio de coleccionistas

Las personas que están metidas en este mundo es gente cripto, que según la experiencia de Beatriz Ramos, “ven el arte como algo bonito y como depósito-valor”.

Por lo tanto, el criptoarte es considerado como creación que mantiene su valor o que va a volverse más valioso con el tiempo.

En Dadá están conscientes de estas situaciones y están trabajando para procurar que los artistas que participan en su comunidad logren su autonomía económica haciendo lo que aman. Mientras, el equipo de la plataforma, trabaja para lograrlo: “Estamos empaquetando colecciones y dejándolas en el mercado.

Cromo es un artista venezolano residenciado en Atacama, Chile.
La evolución: Holochain

Desde hace pocos años, la tecnología blockchain ha ido ganando adeptos. Sin embargo, ya se asoma una evolución, llamada holochain, sobre la que ya Beatriz Ramos indica que están adentrándose, pues considera que es más ventajosa, pues es más descentralizado, no tienen tokens, el crédito es mutuo y es colaborativo a nivel de infraestructura. En fin, parte de otra filosofía.

“Aún estamos entendiendo este protocolo, que probablemente implementaremos en unos meses”.

Las ilustraciones de María García y su toque ingenuo.
Talento venezolano en Dadá

Beatriz Ramos reconoce con orgullo que Dadá ha crecido gracias a la participación de los artistas latinoamericanos. En su comunidad también participan venezolanos.

Un caso que destaca es el de María García, una joven del estado Sucre que es criptoartista autodidacta.

Dadá ha vendido varias de sus piezas y la llevó a la 1ra Feria de Arte Digital en Nueva York con una obra inmersiva 360, al lado de obras de artistas reconocidos mundialmente.

Otro venezolano es Cromo, ilustrador y muralista que vive en Chile desde hace años. Con la venta de sus obras en Dadá, va a cumplir uno de sus objetivos de vida: sacar a sus papás de Venezuela.

Al adentrarnos en Dadá, hallamos a otros venezolanos, como el ilustrador Carlos Márquez, ex director del IDC y el Centro de Diseño Digital, que actualmente vive en España, que ya habíamos reseñado en Diseño en Venezuela: Carlos Márquez: Un ilustrador en esencia con aportes a la docencia

Les compartimos los testimonios de estos dos artistas venezolanos que participan en Dadá.art.

María García

¿Cómo descubriste Dada.art?
Descubrí DADA.art como una aplicación de Facebook, como un juego.

¿Qué aspectos son los que más te atraen de DADA?
Lo que más me atrajo es que somos como una familia que nos comunicamos a través de los dibujos.

¿Cuál es tu experiencia previa como artista? estudios trayectoria…
Soy dibujante autodidacta. Dibujaba muñecas con diseños de vestidos desde niña.

¿Cuáles son los logros que ha obtenido a través de DADA que más te enorgullece o aprecias? ¿puede relatar alguna anécdota al respecto?
Logros personales y materiales, pero los más importantes, que mi arte fuera visto en exposiciones en Nueva York y Londres.

Cromo.
Cromo

¿Cómo descubriste Dada.art?
Hace seis años un amigo simplemente me reenvió un link con el comentario “Creo que te puede interesar”.
Al abrirlo se veía una publicidad de una plataforma de diálogos visuales, y como ilustrador fue imposible que no me llamara la atención.
¿Qué aspectos son los que más te atraen de DADA?
Principalmente la posibilidad expresiva y la interacción con ilustradores de todo el planeta.

Cuando respondes a un diálogo visual, escuchas bien lo que la otra imagen tiene que decir, de igual manera el que responde a tu imagen también se detiene a ver de que estás hablando para dar su aporte. lo bello es que este diálogo va más allá de los lenguajes orales, abordando lenguajes universales, más acordes para la comunicación de sentimientos y emociones, sin fronteras, ni límites idiomáticos.

¿Cuál es tu experiencia previa como artista? estudios trayectoria…
Licenciado en artes plásticas con especialización en pintura, Egresado de la Armando Reverón (IUESAPAR), también con estudios de licenciatura en artes con mención artes plásticas en la UCV, más de 15 años dedicado a la pintura y la ilustración, trabajando en ilustración editorial, publicidad, artes gráficas, muralismo, ilustración tradicional e ilustración digital.

¿Cuáles son los logros que ha obtenido a través de DADA que más te enorgullece o aprecias? ¿puede relatar alguna anécdota al respecto?
Uno de los mayores logros es poder formar parte de una comunidad internacional de ilustradores que dibujan por el placer de hacerlo, y dialogan entre ellos con imágenes, aprendiendo mutuamente y creciendo en el transcurso de esto que en un principio se veía como un juego.

Otro logro obtenido a través de Dadá fue poder acompañarlos en su evolución y con esto conocer nuevas formas de arte digital, nuevos mercados y nuevos sitios donde el arte evoluciona para hacer lo que mejor sabe hacer, romper paradigmas y esquemas.

Hace algunos años decidimos hacer un encuentro para reunirnos a dibujar en persona con algunos de los ilustradores de Dadá que vivían en Sudamérica (Chile, Perú, Argentina, Venezuela) y el primer día que nos vimos sentía que ya nos conocíamos tan bien, teníamos meses haciendo diálogos visuales en línea y los veía como amigos, ya conocía su manera de pensar y de sentir desde antes de las primeras palabras. Ese día entendí lo maravilloso que este proyecto es, y aún ni imaginábamos hasta dónde llegaríamos con Dadá.

Más info

dada.art

Compartir: