GráficoIlustración

Chocotoy: El diseño al estilo Kawaii en una exposición retrospectiva

Por primera vez Chocotoy expone su trabajo. La dupla creativa ha vuelto a Venezuela luego de años residenciados en México y de convertirse en un estudio de diseño.

El sábado inaugural, un gran muñeco inflable daba la bienvenida al Centro Cultural UCAB. Minutos antes de la apertura oficial, familias con niños se tomaban fotografías a sus pies, mientras esperaban emocionados que abrieran las puertas de la exposición “Super Comercial”, que marca el retorno de Chocotoy al país, luego de cuatro años de ausencia.

Residenciada actualmente en México, la pareja conformada por la comunicadora social Karen Guevara y el diseñador gráfico Luis Albornoz, regresó con varias preseas profesionales, la más llamativa, la creación de la imagen del disco Oasis de J Balvin con Bad Bunny, que por supuesto, está presente en esta muestra no convencional, catalogada por el curador Eric Mejicano, como una exposición “lowbrow”, porque está totalmente alejada de las bellas artes.

El investigador jefe del Centro Cultural, Humberto Valdivieso, fue quien abrió con palabras de bienvenida, seguidas por las de Karen Cortés, representante del patrocinante, Kenco Estudio Creativo a quien siguió Eric Mejicano, para darle finalmente el pase a los protagonistas del evento.

Organizadores, patrocinante, curadores
 La necesaria búsqueda de lo cuchi

“Vi en MTV una sesión de realidad aumentada con Bad Bunny y J Balvin, una instalación que me llamó la atención. Al investigar descubrí que la hizo una pareja de venezolanos con ilustraciones de estética kawaii, pero usando símbolos de la venezolanidad en su discurso. Ese contexto me llamó mucho la atención”, reconoce el curador de Super Comercial, Eric Mejicano, quien cuenta que el 16 de enero de este año le escribió el rapero Willie DeVille, pidiéndole apoyo para hacer una exposición para unos amigos, que casualmente, eran los creativos que estaba buscando, Chocotoy.

Entonces pensaron: “qué tal si hacemos una exposición pequeña con música, muy ligada a lo que hacían antes en Venezuela. Luego pensé en hacer un pequeño homenaje, pero resulta que tenían tanto material, que nos pareció mejor mostrarlo en una institución, pero el problema es que las instituciones muestran fine arts y no lowbrow, que está muy en boga en el mundo y resulta que acá no se estaban dando activaciones de este tipo de exposición, mientras que en el mundo hay grandes exponentes como Mark Ryden o Ron English con una línea de trabajo distinta”, explica Mejicano.

El artista devenido curador señala que “Chocotoy es un producto, pero también son artistas. Acá tenemos una larguísima tradición de artistas que vienen del diseño y la publicidad, desde Cruz-Diez, Santiago Pol hasta Jacobo Borges”.

Mejicano presentó el proyecto a Humberto Valdivieso, un académico totalmente abierto a las manifestaciones creativas alternativas, quien también dictó clases en el Instituto de Diseño Caracas (IDC). Por su lado, los chicos de Chocotoy consiguieron el patrocinio de Kenco. La museografía fue ideada entre Humberto Valdivieso, Agustín Villazana y Eric Mejicano.

En cuanto al concepto manejado, indica el curador: “Primero que todo, Super Comercial habla de materiales que en nuestros tiempos se emplean con fines publicitarios, pero en la exhibición pierden ese uso, porque empiezan a tener una función más social a través del arte. El título es super simpático, porque surgió de la curaduría. Nos dimos cuentas que aquí surgió una nueva manera de expresión a través de los materiales publicitarios del BTL, es una nueva forma de ver la cultura, lejos de los materiales tradicionales como el mármol o el hierro. En la exposición hay alusiones al arte pop de Warhol, parte de lo contemporáneo y la polisemia, la multiplicidad de significados, pues si lo ve un adulto interpreta algo distinto a un niño”.

Tanto para el investigador como para los organizadores, este tipo de actividad forma parte de la transformación necesaria para el país. “La búsqueda de la belleza, esa búsqueda de lo cuchi es necesaria para Venezuela en estos tiempos”, concluye Eric Mejicano.

 Kenco: orgullosos

“Es un orgullo para nosotros recibir a profesionales exitosos en el diseño que regresan al país”, afirma la diseñadora industrial Karen Cortés, socia de Kenco Estudio Creativo: “Fue un trabajo de cocreación y reinvención muy rico para nuestro equipo. Trabajaron para lograr este resultado 30 personas, entre costureras, carpinteros, rotuladores, impresores, es muy rica esta experiencia lúdica que originalmente eran ilustraciones. Llevarlas a la realidad tridimensional fue un reto grandísimo”, apunta, pues las piezas -en diferentes formatos y materiales-, se produjeron en una semana y media.

Destacado: Oasis, el disco de J Balvin
Chocotoy: De marca a estudio

Chocotoy nació a principios de 2012, es decir, hace 8 años, como el emprendimiento de Karen Guevara y Luis Albornoz. Se mudaron a México hace 4 años

Karen dice que “Para nosotros ha sido mucho crecimiento el salir del país, pues se nos abrió la oportunidad de trabajar como estudio, mientras que acá funcionábamos como marca. Ahora somos estudio y agencia”.

Al preguntarles cómo fueron consiguiendo clientes fuera de Venezuela, Luis reconoce que su fuerte siempre ha sido Behance, que les ha permitido dar a conocer su portafolio. Behance fue la herramienta que atrajo clientes como un centro comercial en Hong Kong y el cantante J Balvin.

Sobre estos trabajos cuenta Luis Albornoz: “El proyecto de Hong Kong fue totalmente carta abierta. Ellos hicieron una selección de personajes y en base a eso, hicimos una propuesta. Lo de J Balvin, fue por medio de su director creativo, lo que lo diferencia de la mayoría de los artistas que no tienen director creativo, sino un representante. El director creativo de J Balvin nos llamó y comenzamos a desarrollar con él toda la propuesta”… Se trata de un mexicano-americano, que no es diseñador, sino que tiene buenas ideas para desarrollar y los buscó para hacer toda la parte 3d. “Ellos tenían medio claro lo que querían hacer en plano, pero no cómo llevarlo a 3D, y allí fue que entró Chocotoy”.

Luis explica que el disco no llevaba las caritas originalmente, pero esa idea la enviaron, les gustó al equipo de J Balvin y fue aprobada. Desde el contacto uno, hasta la entrega final fueron 6 meses de trabajo.

Sobre este reto Karen reconoce que “nosotros en ese sentido trabajamos rápido. No tuvimos que vernos en persona para llegar a los resultados”.

Y es que la unión de una comunicadora con un diseñador ha sido exitosa. Esa es la fórmula de Chocotoy, llevada a cabo en su mecánica de trabajo que explica Luis: “Cuando se presenta un proyecto nos sentamos con el cliente, quedamos en blanco y luego en la mesa de nuestra casa conversamos: qué entendió ella como comunicadora, mientras que yo veo todo en colores y formas. Luego se llevan las ideas a la computadora, yo hago la parte técnica y junto con Karen definimos el arte final. Allí hay una brecha entre ser socios y esposos”.

Prolíficos: el espacio que exhibe las ilustraciones de Chocotoy
Seleccionar entre 500 ilustraciones

Para Luis, lo más difícil fue reunir todo el trabajo de Chocotoy y hacer una curaduría, porque nunca se había hecho. “Tenemos más de 500 ilustraciones, imagínate, lo que fue elegir. Para nosotros fue enriquecedor, porque nos ayudó hasta a entender nuestro lenguaje artístico”.

Karen señala que siempre su marca ha estado basada en el amor. “Empezamos a crear con ese fundamento y así comenzamos a producir todo cuchi, lo que tiene que ver con el arte kawaii”. En su búsqueda creativa, descubrieron el Art Toys, pero luego de hallar el kawaii, se dieron cuenta de que en realidad ese es su estilo.

Nexo con el arte pop
Una ilustración en el país de los rumores

Nos vimos en la obligación de formular a Chocotoy una interrogante difícil, sobre una ilustración de Chávez titulada “El Comandante”, que un tuitero sacó de sus archivos recientemente y que para algunos fue interpretado como un enchufe.

Luis Albornoz no negó la autoría, sino que más bien explicó: “Yo soy de Guarenas y mi familia era chavista, por lo que culturalmente me enseñaron desde niño que ese era un buen modelo político. Tengo 30 años, pueden sacar la cuenta”, comenta, mientras que Karen aclara que en el caso de su familia, “no éramos seguidores, pero sí teníamos la expectativa de que se hiciera algo bueno por el país”.

Sobre la génesis de la ilustración polémica, indica Luis que se atrevió a hacerla luego de ver el documental de Bansky y conocer el arte de Shepard Fairey, Obey. Entonces se dijo: “¿Por qué no hago una ilustración de Chávez y lo saco para ver qué opina la gente?”… Entonces Karen se adelanta: “Si, era un Fan art”.

Señala Luis que “A mucha gente les pareció arrechísimo el arte, pero hasta allí”.

Por su parte, Karen aprovecha para aclarar: “Estamos viviendo en México, no tenemos un estudio en Miami. Trabajamos en nuestra casa y tenemos un carrito sin aire acondicionado. Nos costó cuatro años regresar a Venezuela. Gracias”.

El fan art polémico

Lo que viene

Tendremos más de Chocotoy por estas tierras, pues la exposición itinerará. Car Litro, de Monte y Culebra, está haciendo las gestiones para llevarla a Yaracuy. Sin embargo, quizás antes de que eso suceda, pues la exposición en el Centro Cultural UCAB clausurará el 31 de marzo, Chocotoy estará en el Sunset Roll, el festival de música que se hace durante Semana Santa en Lechería, estado Anzoátegui.

La otra buena noticia es que este año Chocotoy retornará como marca, con sus productos. Estaremos pendientes.

Compartir:

Comment here