Diseño de marcasIdentidadModa

Bambino: marca de indumentaria con más de 50 años vistiendo a los niños.

En la cultura pop venezolana ha quedado el eslogan “fino, fino con Bambino”, como referente de la marca de ropa infantil que ha vestido a varias generaciones.

La historia de la marca Bambino -que en italiano significa “niño”-, se remonta al 25 de octubre de 1935 en un pueblito de Italia llamado Ausonia, donde nació Eugenio Andreone, cuyos sueños lo llevaron a cruzar el Atlántico para instalarse en la tierra prometida.

Apasionado por materializar sus ideas e inspirado por el sentir de una Venezuela que le abrió las puertas, en 1962 decidió aliarse con un equipo de costureras y fundar Confecciones Bambino, C. A.

Inició sus operaciones bajo el nombre de Andreone & Álvarez en la Esquina de Canónigo en el Centro de Caracas, produciendo inicialmente prendas de vestir para bebés en un taller que contaba con 30 máquinas de coser y 37 empleados, “que fue transformando con esfuerzo en una marca dedicada a vestir a los niños con ropa de la mejor calidad confeccionada en el corazón de una fábrica de 10 pisos, que sin lugar a dudas se movía al son del Fino Fino con Bambino”, nos relata con emoción Fabiana Andreone, actual gerente de mercadeo y descendiente del fundador de la empresa.

La emotividad de esta entrevista fue alimentada por la víspera del Día del Niño, que se celebra el tercer domingo del mes de julio en Venezuela y porque se realizó el 16, justo el día en que don Eugenio Andreone se marchó al cielo, dejando un legado relevante para su familia y para nuestro país.

El diseño de ropa “in house”

Como nuestra especialidad es el diseño, teníamos que inquirir sobre quién crea las prendas de Bambino.

La diseñadora de las dos últimas colecciones y las que están por estrenar, es María Eugenia Andreone, nieta de don Eugenio, graduada en el Instituto de Moda Brivil que se especializó en diseño de ropa para niños en el IED Barcelona en 2017.

“Maru, como le decimos en casa, junto a su equipo se encarga de investigar qué mueve a los bambinos, a determinar en qué enfocan su atención para darle forma y crear una historia que es contada a través de las piezas”, cuenta la gerente de mercadeo, quien también señala que “Una de las muchas ventajas interesantes de confeccionar en casa las piezas Bambino es que podemos supervisar todo el proceso”.

Todo inicia definiendo las siluetas que protagonizarán la colección, esas formas son el cuadro en blanco que se llena de color al definir las telas que se utilizarán para contar la historia detrás de cada colección.

Desde ya nos adelantan que están trabajando en la colección de Navidad 2021 que promete ser “más soñada que un verdadero cuento de hadas”.

La fabricación de telas

Un aspecto que nos llamó poderosamente la atención fue enterarnos que Bambino fabrica sus propias telas, dato sorprendente en la Venezuela que ha sobrevivido al proceso destructor del chavismo.

Por esta razón, la marca se enorgullece por confeccionar completamente cada pieza de ropa desde el inicio. “Cada vez que tus hijos usan una pieza Bambino están vistiendo calidad tejida desde el origen. El proceso inicia en el Piso 4 de nuestra fábrica donde las máquinas tejedoras hilan con cuidado mucho más que nuestro conocido interlock”, nos confía Fabiana Andreone.

Una vez aprobado el diseño del estampado continuo, se realiza una primera muestra que se le presenta al departamento de ventas, que es el equipo que da “el go” al departamento de corte para iniciar el proceso de confección.

Los rollos de tela suben directo a corte para darle vida a los dibujos creados por el departamento de diseño, un equipo dedicado a consentir a los niños y brindarle seguridad a las madres.

En la fábrica se hacen todos los estampados y los bordados que protagonizan las colecciones. Este edificio de 10 pisos cuenta con máquinas de estampado circulares y rectas, bordadoras a tambor, y un equipo de costura que dedica sus días a confeccionar “la mejor ropa del mundo”, asevera Andreone.

El diseño de las piezas actuales

Aunque Fino Fino con Bambino se dedica exclusivamente a la confección de ropa hace más de 20 años y recuerda con mucho cariño los modelos que le obsequiaron éxitos en el pasado, en la actualidad se enfoca en crear piezas modernas para niños. Por ello insisten que las telas son importantes, pues dedican sus piezas a niños activos que necesitan sentirse cómodos, pero que también sean duraderas, atributo apreciado por los padres.

Adicionalmente Fabiana Andreone afirma que la principal característica de la ropa Bambino, “además de su inconfundible calidad, es que es divertida”.

El logotipo

Los cuadrados de colores ocupados por las letras que conforman la palabra Bambino surgieron en el año 1970 como un logotipo que ha mantenido su vigencia. Los mismos parecen aludir a los tacos de madera con letras pintadas con las que muchos niños han jugado siendo muy pequeños.

Al hacer memoria, recordamos este logotipo tanto en las etiquetas, como en los letreros que identifican las tiendas de la marca.
Hace aproximadamente dos años le hicieron un ligero ajuste visual: adaptaron la letra B en un cubo como isologo para hacerla más útil y óptima.

Bambino se ha mantenido activa durante casi sesenta años creando indumentaria infantil. Si bien en sus colecciones se ha actualizado y se proyecta hacia el futuro, en su identificador gráfico exhibe con orgullo valores relacionados con su historia y tradición asociadas a la calidad productiva para los niños.

Más info

@bambinofinofino

Compartir: