Interiores

Alejandro Barrios: “Juvia marcó un antes y después en mi carrera”

Arquitecto y diseñador interior formado en Venezuela y Estados Unidos, Barrios nos ofrece algunas claves para diseñar un restaurant de alta categoría.

Serie “Diseño de mobiliario e interiorismo”. Auspiciado por DB Group.

Su portafolio ostenta la increíble cifra de 56 restaurantes diseñados. Treinta y dos en Caracas, cuatro en el interior venezolano, cinco en Panamá, once en Estados Unidos y tres en Aruba.

Con uno de ellos, Juvia, ubicado en Miami Beach, en el techo del complejo de usos múltiples, 1111 Lincoln Road, de Herzog & de Meuron, obtuvo el prestigioso premio de la James Beard Foundation, “Outstanding Restaurant Design” en 2014.

Para comprender la trascendencia de este galardón, equiparémoslo con el Oscar, pero dedicado al diseño de restaurantes, el cual el arquitecto y diseñador interiorista venezolano Alejandro Barrios recibió tras competir contra tres restaurantes finalistas, seleccionados entre 120 postulaciones en los Estados Unidos.

Juvia se convirtió de esa manera en el primer restaurante de Florida en recibir un James Beard y para Alejandro Barrios, tal reconocimiento ha significado muchas puertas abiertas y el otorgamiento de la Visa por Habilidades Extraordinarias, gracias a la cual ha cumplido once años de residencia en Estados Unidos.

Entre los restaurantes en Caracas, diseñó Doc.
Con lo mejor de dos mundos

Alejandro Barrios estudió arquitectura en la FAU-UCV. Cuenta que al alcanzar el tercer semestre, comenzó a trabajar en una oficina de arquitectura, donde se dió cuenta que le gustaba el interiorismo que además, se le daba de forma natural.

Al graduase, solicitó un crédito Fundayacucho con el que se inscribió en Parsons: “En Nueva York la cabeza me explotó, no sólo por la riqueza cultural de la ciudad, sino también porque aprendí cuál es la fuerza del concepto de diseño”, comenta.

En aquel momento percibía una competencia insana entre la arquitectura y el interiorismo, no obstante sus estudios lo llevaron a concentrar en su faceta profesional “lo mejor de esos dos mundos”.

En la Gran Manzana tuvo la fortuna de trabajar en el estudio Victoria Hagan Interiors, dirigido por una diseñadora a la que los clientes contrataban y dejaban que seleccionara el arquitecto para los proyectos, y no al revés.

La mesa metafórica de Café Atlantique.
Comienzo laureado

Al culminar la formación en diseño interior, regresó a Caracas, donde participó en un concurso para diseñar el Café Atlantique,  junto con el arquitecto Juan Carlos Pérez Febres en la planta baja del edificio homónimo, creado por el arquitecto italiano Angelo Di Sappio en los años cincuenta.

El caso del edificio Atlantique sale de lo común, pues fue diseñado y construido por un arquitecto que instaló su oficina y su hogar en el PH. Por lo tanto, el proyecto del café debía conquistar el corazón de Di Sappio.

Para lograr ese cometido, Barrios trazó como estrategia enviarle un documento de 10 páginas con imágenes descriptivas acompañadas por textos explicativos y dos perspectivas a mano alzada, las cuales gustaron a Di Sappio, quien aprobó todo, pues el concepto propuesto era cónsono con su edificio que es una metáfora del océano Atlántico.

De esta manera, Alejandro Barrios demostró que “el concepto es la fuerza que está atrás para sustentar un proyecto”.

Barrios siempre hace equipo con la diseñadora gráfica Anita Reyna.

En el Café Atlantique, el concepto fue el Océano Atlántico, el cual aterriza formalmente en elementos como el piso de cerámicas hechas a mano en Barquisimeto, cuyas losas son diferentes, como las olas del mar; o la mesa de resina llamada “Bloque de Agua”  confeccionada en el taller del escultor Marcos Salazar, conocido como el rey de la resina. Todo el estilo del mobiliario y la arquitectura del edificio es de los años 50. 

En el Café Atlantique, el diseñador de interiores logró crear un espacio según los criterios de atemporalidad, frescura y flexibilidad.

En 2001 Café Atlantique se llevó el primer Premio Design and Technology de BTicino Special Award, y, en 2002 ganó el 1er Salón de Arquitectura Interior SAI (Commercial design) en Caracas. Indudablemente, señales de buen augurio.

Un árbol es el leit motiv de Alto.
Proyectos masculinos con toque femenino

Alejandro Barrios también es el artífice del interiorismo de Alto, el cual continúa siendo referencia ineludible en Caracas. Concebido bajo el concepto de la naturaleza como fuerza, toma como elemento protagónico un gran árbol sembrado en el patio, del que se toman formas y colores que se replican tanto en el espacio externo, como en el comedor bajo techo.

También hay que mencionar que el diseñador involucra a sus clientes en el proceso creativo. En este sentido, el mobiliario de Alto ha sido enteramente fabricado en Venezuela, a petición expresa del chef Carlos García, que apoya la manufactura nacional. Los muebles fueron mandados a hacer en Muebles Mary.

También fueron hechas a la medida las lámparas concebidas por Ricardo Salazar, quien suele ser el aliado que crea las luminarias, mientras que la diseñadora gráfica Anita Reyna suele ser la creadora de la identidad e imagen de los proyectos.

En general Barrios señala que “mis proyectos son principalmente masculinos con un toque femenino, que le da el balance al producto final”. 

La “Mallanéutica” de Ricardo Salazar se ve en “Il mercato bianco” de Margarita.
Claves para diseñar un restaurant

Más de cincuenta restaurantes diseñados y varios premios avalan a Alejandro Barrios como experto. Le preguntamos sobre cuáles son los aspectos clave que considera para desarrollar este tipo de proyectos de interiorismo comercial.

Su respuesta es: “Trato de ordenar todo. Hago énfasis en la formalidad”. Esto lo aprendió gracias a la invitación del chef peruano Gastón Acurio, para estudiar el funcionamiento de su restaurant en Bogotá. Con esa información, Barrios diseñó el Astrid y Gastón de Caracas y el de la ciudad de Panamá y tomó aprendizajes que enriquecieron su ejercicio profesional.

Te puede interesar:

Un restaurante debe ser hermoso y funcional en su justa dimensión

Jamila Briceño pasó del diseño de cocinas a diseñar recetas

Diseño gráfico y gastronomía para mejorar la experiencia de usuario

Luego viene la definición de los espacios: el área de preparación, el pass, que es donde se ponen los platos servidos que van a las mesas. El especialista asevera que en el floorplan de un buen restaurante, el 45% del área la ocupa la cocina, que además, debe funcionar como un reloj suizo.

Esto lo aprendió gracias a la invitación del chef peruano Gastón Acurio para que estudiara el funcionamiento de su restaurant en Bogotá. Con esa información, Barrios diseñó el Astrid y Gastón de Caracas y tomó aprendizajes que enriquecieron su ejercicio profesional.

El interiorismo del Hotel Cayena.
Metodología de trabajo

Como medio especializado, solemos averiguar en qué consiste la metodología de trabajo aplicada por los diseñadores que entrevistamos. Conocer cuáles son sus prácticas nos permite conocer las “recetas exitosas” y compartirlas con los estudiantes y profesionales jóvenes a modo de guía.

Alejandro Barrios nos explicó lo que toma en cuenta y los pasos que suele seguir al diseñar un restaurante, lo que compara con “la preparación de un buen plato de comida, en el que uso diferentes ingredientes”.

11 11 Bar en Miami.

1.- El cliente: Un elemento primordial a tomar en cuenta es el cliente, pues “mientras más involucrado esté en el proyecto, mejor. Converso mucho con él y me gusta transmitirle la emoción que me inspira su proyecto”. La primera reunión es vital para conectar con el cliente.

2.- La ideas: El especialista asegura que las mejores ideas llegan de donde menos se espera, por lo tanto, hay que estar atento. En su caso particular, reconoce que su fase más creativa suele estar al amanecer, entre las 4 y 5 de la madrugada. Para alimentar las ideas, desencadena un proceso de búsqueda de imágenes inspiradoras que funjan como pistas conceptuales.

En ese sentido Google se convierte en su mejor aliado, siempre “que formule las preguntas correctas, pues una buena pregunta es más poderosa que cualquier respuesta”.

En Moreno se logró un magistral trabajo para rendir el espacio.

Para Barrios, esa investigación inicial puede ser como hallar una aguja en un pajar. Sin embargo, señala que gracias a los conocimientos que ha adquirido y su experiencia, sabe cómo buscar. “En general, me gustan los restaurantes que conectan con el entorno”, admite y coloca como ejemplo curioso Moreno, que define como “una caja de zapatos  en lo que a las condiciones espaciales del lugar se refiere, dentro de un centro comercial no muy agraciado. No obstante, nos inspiramos en la romanilla y los techos de caña amarga para crear un ambiente de hacienda caraqueña, con ventanas falsas con espejos que rebotaran la luz y le inyectara sensación de amplitud donde no la había”.

3.- Generar narrativa: Debe haber una historia que es narrada por el interiorismo del lugar. El proceso creativo debe conectar los puntos en los que se involucra al cliente y al equipo de trabajo.

En su caso, está al frente de un equipo de 9 personas desperdigadas entre Miami, Bogotá, Santiago de Chile, Madrid y Caracas, más los aliados y las empresas especialistas que ejecutan tareas específicas como la iluminación, por ejemplo.

Al crear narrativas en el diseño interior de un restaurant, Barrios se refiere a “trabajar emociones”, más allá de la parte técnica y matemática, como los planos.

En este punto, “el ritmo del tiempo del diseño es clave, por lo tanto, hay que aprovechar el tiempo para asegurar las condiciones adecuadas”.

Elegancia en La Sibila.
Los muebles

Si bien, lo más importante es la comida, dentro de la ecuación, el mobiliario es el que brinda confort.

Alejandro Barrios afirma: “me encanta ver el esqueleto de los muebles”. En sus proyectos puede recurrir a catálogos de mobiliario de casas de diseño, tal y como ocurrió con la línea Crinoline de Patricia Urquiola usado en Juvia o crear muebles a la medida, como ha ocurrido en varios de los restaurantes hechos en Caracas.

La barra de El Pingüino en el Caracas Country Club.

Las sillas para Alto surgieron del “ensayo y error, luego de probar y ajustar con 3 o 4 prototipos”, dice Barrios, quien agrega que también creó la barra para El Pingüino, en el Caracas Country Club, entre otros. Las lámparas de los proyectos abordados por BCC Designs, tal y como ya habíamos mencionado, suelen ser piezas exclusivas de Ricardo Salazar.

Las sillas de Alto son diseñadas por el estudio de Barrios y fabricadas en Venezuela.

“Suelo trabajar con muchos croquis y muestras, y reconozco que soy fanático de las líneas rectas combinadas con algunas curvas”.

Para Barrios, el reto está en lograr lo máximo con los mínimos recursos.

Máximo laurel: Juvia

Definitivamente, “Juvia marcó un antes y después en mi carrera”, admite Alejandro Barrios, quien comenta que inicialmente no le prestó mucha atención al premio James Beard, porque nunca se imagino que fuese tan importante en USA. 

Juvia está enclavado en la azotea de un edificio muy alabado del estudio de Jacques Herzog y Pierre de Meuron, en el que sobresalen las columnas rectilíneas en diagonal que evocan el modernismo tropical brasileño y un parking con una vista estupenda.

El restaurant es un negocio en el que participa un inversionista venezolano. Este cliente acudió a Barrios con el siguiente requerimiento: “No quiero otro restaurante de Nueva York en Miami. Quiero un restaurant de Miami en Miami”.

Tal exigencia dio pie a la inmediata movilización de ideas del arquitecto e interiorista, para quien Miami “es naturaleza”.

La vista de Juvia se conecta con la naturaleza.

De esa premisa emergió el concepto de traer lo de afuera hacia adentro y lo de adentro hacia afuera, lo cual está representado por una pared verde a modo de columna vertebral, que transita desde la entrada, pasando por una terraza destechada y luego entra al área cerrada con aire acondicionado y termina en la cocina abierta desde la que se disfruta una magnífica panorámica de Miami. La ecuación visual del lugar es la comunión del cielo, el agua y el verdor que sube desde el campo de golf al restaurant que conecta con el mencionado jardín vertical realizado por el francés Patrick Blanc, creador del concepto de jardines verticales en el mundo. 

Explica Barrios que se colocó una mesa comunal de 8 metros de largo con un tope en madera petrificada, un material que ha adquirido impermeabilidad y resistencia al estar sumergida en agua durante 300 años.

Todas las sillas del restaurant son de la serie Crinoline de Patricia Urquiola para B&B. La identidad gráfica es obra de Anita Reyna, “un volcán creativo”, a juicio de Alejandro Barrios, quien configuró la tipografía del logo, tomando como referencia las emblemáticas columnas del edificio.

Conoce más en: Anita Reyna: el diseño gráfico define el rostro de un restaurante

Peces de “origami” flotan en Sushi Garage.
Los restaurantes diseñados por Alejandro Barrios hasta 2021

Esta es la prolífica lista de restaurantes, cuyo interiorismo lleva el sello de Alejandro Barrios. Si has ido a alguno, nos comentas.

En Caracas

  1. Café Atlantique, Los Palos Grandes
  2. Café Villanueva, Galeria de Arte Nacional
  3. Whiskey Bar, CC San Ignacio
  4. 205, CC San Ignacio
  5. La Cañada, CC San Ignacio
  6. Mandarin, CC San Ignacio
  7. Le Bistrot, CC San Ignacio
  8. Pacifico, Altamira
  9. Uvas Wine Bar, Altamira
  10. Bar Fly, CC San Ignacio
  11. Coma en enfrente del CC San Ignacio
  12. Cite, CCCT
  13. Alto, Los Palos Grandes
  14. Alto Bar, CC Altamira Village
  15. El Pingüino, Caracas Country Club
  16. Sumogusto, La Trinidad
  17. La Suite, Las Mercedes
  18. Ara Café, CC Millenium
  19. Ara Mix, Los Palos Grandes
  20. Catar, Los Palos Grandes
  21. Bocao, Plaza de La Castellana
  22. El Mexicano, Terrazas del Club Hípico
  23. Zulu, Terrazas del Club Hípico
  24. Zhikai, Terrazas del Club Hípico
  25. La Botega, Terrazas del Club Hípico
  26. 33.0 Oyster Bar, Los Palos Grandes
  27. Astrid y Gaston, Las Mercedes
  28. Spice, Sebucan
  29. Saint Honore, La Alameda
  30. Moreno en el CC Altamira Village
  31. La Sibilla, Hotel Cayena en Altamira
  32. Casa Bistro, Los Palos Grandes

Interior de Venezuela

  1. Antillana, Sambil de Margarita
  2. Los Asadores, Puerto La Cruz
  3. Yamato Sushi, Puerto Ordaz
  4. Il Mercato Bianco, CC Sigo de Margarita

Panamá

  1. Astrid y Gastón, Panamá
  2. Ten Bistró, CC Multiplaza
  3. Marea, CC Multiplaza
  4. Tomato, CC Metromall
  5. Cevicheria Marea, CC Metromall

Miami

  1. Juvia, South Beach
  2. Sushi Garage, South Beach, Cocowalk, Fort Lauderdale
  3. Veza Sur Brewery, Wynwood
  4. Poke 305 Coconut Grove, Aventura y South Beach
  5. Obra, Brickell
  6. Bar 1111
  7. El Club-Le Club
  8. Restaurant Japones de El Club
  9. Restaurant, Washington DC
  10. SunyPoke, Brickell City Center
  11. Novecento, Brickell
  12. Restaurant Rooftop, Hallandale, Aventura

  Aruba(Proyecto)

  1.  Restaurant #1 Hotel Isla Di Oro en Aruba
  2. Restaurant #2 Hotel Isla Di Oro en Aruba
  3. Restaurant #3 Café La Isla en Aruba
Más info

www.alejandrobarrios.com
Instagram: @alejandrobarriosc

Compartir: