CartelesGráfico

Para Alejandría Rojas los concursos estimulan el músculo creativo

Tiene premios importantes en concursos de afiches mientras cursa la carrera de diseño gráfico. En un futuro quiere cubrir otras áreas de su profesión.

Por Jhonson Franco.

El lugar donde Alejandría Rojas va a colgar el título de diseñadora gráfica está vacío, no así se encuentra el sitio de premios otorgados por su creatividad, vitrina que alberga el primer lugar del concurso Mi visión de José Gregorio Hernández y el premio único del X Salón Nacional de la Coexistencia.

Su visión de JGH

Para el concurso de carteles que se realizó en vísperas de la beatificación de José Gregorio Hernández el año pasado, organizado por Ser Voz, la Embajada de Francia y la Arquidiócesis de Caracas, Rojas quiso exponer las dos visiones que tiene del “médico de los pobres”.

“Investigué sobre la historia de José Gregorio Hernández y sobre la visión que tiene la población venezolana de él. Mi conclusión es que José Gregorio Hernández se movía en dos áreas que podrían considerarse opuestas: la ciencia y la religión. Él valoraba y apreciaba ambas ramas, quise expresar esa dualidad”, expone la estudiante del Instituto de Diseño Darias.

“Coloqué en un lado como ven su imagen en la religión, y en el otro lado hice una ilustración al estilo de los libros de estudio de anatomía. Dibujé la base a mano teniendo referencias del retrato de José Gregorio desde lo divino e ilustraciones del cuerpo humano. Lo escaneé, acoplé todo en la computadora y le di retoques”.

Debut por lo alto

Alejandría ganó su primer reconocimiento en año 2019 en el evento organizado por el Espacio Anna Frank para promover la coexistencia, justamente el primer concurso en el que participaba, cuando apenas empezaba a estudiar diseño gráfico. “Fue increíble. Algo que te impulsa a creer en ti mismo”.

Acerca del afiche con la palabra coexistencia, “cada letra representa a un individuo, comunidad o sociedad y todos están en un mismo lugar, entre ellos toman un poco la forma de los que tienen al lado, pero cada uno tiene su espacio. Algo importante de la coexistencia no es que todos nos amamos y estamos juntos, es aprender que aunque hay diferencias entre unos y otros, tenemos un lugar en común y hay que respetar el espacio del otro”, expresa Rojas.

Para la futura diseñadora gráfica los concursos “son una manera de estimular ese músculo que es la creatividad y llevar a cabo un proyecto gráfico. Es como un entrenamiento. Hay que unir y graficar conceptos que pueden ser subjetivos o ambiguos. Me parece retador para uno como creador de imagen”.

El cartel para expresarse

Comunicar ideas mediante el diseño de carteles ha sido una motivación para que Alejandría se inscriba en cursos. “El cartel ha sido un punto de partida para mí. Es como una necesidad de expresarme y me ha motivado a seguir ese camino”.

“No quiero ser el tipo de diseñador que solo hace lo que le pide un cliente. También quiero tener un poco más de libertad para lo que yo quiero expresar, o hacer crítica social. El diseño puede cumplir esa función de enviar un mensaje importante que te haga reflexionar”.

“En el instituto aprendí que el diseño es una buena herramienta para llegar a las masas porque la imagen se digiere más rápido”, dice la alumna de uno de los cartelistas más activos del país, Alexander Morey. “Él me motivo a pensar lo que quieres transmitir. Cómo criticar o expresar lo que no te gusta con el cartel”.

Seguir explorando

Además de carteles, Alejandría ha tenido breves experiencia haciendo diseño para redes sociales y creando logos. El diseño industrial es una de las áreas que más le llama la atención, así como la animación.

“Me imagino haciendo cortos o videos musicales animados. Tus conocimientos como diseñador lo puedes aplicar a otras áreas y juntarte con profesionales que tienen otros conocimientos para crear cosas poderosas con mensajes fuertes”, piensa la joven creativa que este año espera ocupar el lugar destinado para su título de diseñadora.

Compartir: