GestiónGráficoProductos

Aldarra: La cerveza artesanal que rescata nuestra historia colonial

Mestiza, Mantuana, Mulata y Criolla son los tipos de cerveza producidas por la segunda cervecería artesanal independiente del país, con una interesante identidad gráfica.

La cerveza Aldarra comenzó en 2016 como un proyecto aficionado en El Hatillo. Como sus creadores cayeron en cuenta de que en el sector convivían nano-productores que no lograban abarcar cuotas interesantes del mercado nacional, decidieron emprender.

Para ello instalaron su fábrica con equipo nuevo importado, totalmente adaptado a los requerimientos que exigen las leyes venezolanas y el producto que lanzaron al mercado.

Según la Brewers Association (organizacón cervecera de la cual forma parte Aldarra), la cerveza artesanal es aquella que no lleva ningún estabilizante. “Nos dedicamos a hacer cervezas tipo ale, orgánicas y de primera calidad”, indica Alvaro Lusinchi, Director de la cervecería.

Aldarra ha ido conquistando anaqueles y seguidores. Actualmente es la segunda cervecería artesanal independiente detrás de Cervecería Tovar, y se han posicionado como una cerveza urbana de la mano del movimiento Grupo Food Truck Venezuela, del cual son fundadores y que los animó a tener su propio truck.

Viejo, respetable y sabio

El nombre de la marca proviene de la combinación de los nombres propios de los fundadores, pero también a la palabra Aldarra se le adjudica otro significado: es un nombre de origen germánico derivado de “Aldewara”, compuesto por -ald que significa “viejo, respetable, eminente” y -war, “sabio”.

Aldarra tiene actualmente cuatro presentaciones. Cada estilo tiene una identidad propia a la que le dieron una connotación histórica venezolana. Inicialmente lanzaron Mestiza, que es tipo Hefeweizen, la blonde Mantuana y la Ipa (Indian Pale Ale) Mulata, a las que se les unió Criolla como una Light Ale

El diseño de la identidad

La diseñadora Ana María Rísquez, egresada del Instituto de Diseño Caracas (IDC), creó el branding de la cerveza Aldarra junto con Sylvia Graves: “Diseñé las etiquetas de Mantuana, Mulata y Mestiza”, nos cuenta.

“El concepto detrás del branding de Aldarra era rescatar nuestra historia colonial. Traer un poco del sabor venezolano a través una gráfica con mucha personalidad que reflejase nuestras raíces y el sabor propio del mestizaje que nos caracteriza como venezolanos. El logo fue creado con una tipografía diseñada únicamente para la marca, inspirada en las letras forjadas en hierro, siempre buscando reflejar la mezcla entre lo ancestral y moderno”, explica Rísquez.

“Cada tipo de cerveza de Aldarra es única, entonces decidimos crear una identidad que reflejase la personalidad detrás de cada una de las mezclas. A cada una de las cervezas se le otorgó un nombre y rostro y sobre una barrica se colocaron elementos gráficos referentes a su personalidad en cada una de las etiquetas, con el fin de representar el sabor característico que las distingue”.

Ana María Rísquez emigró hace ya más de dos años a Nueva York, donde constituyó un estudio de diseño junto a su hermana Alejandra, que es comunicadora, llamado Mozaiko Studio, con el fin de ayudar a nuevos emprendedores con su branding y comunicación.

La motivación de las hermanas fue su propia condición de emprendedoras, pues se dieron cuenta de la falta que hace desarrollar conceptos que conecten a las marcas verbal y visualmente.

El identificador gráfico de Aldarra está presente en los sifones, en los expendedores y también en un interesante sixpack desarrollado en cartón impreso a una sola tinta negra. El mismo porta seis botellas cómodamente, un diseño de Juan Zubillaga.

Más info

@cervezaaldarra

Compartir: